Amparo Oral contra actos de confiscación de víveres

(Cuartoscuro)

A diferencia de los amparos “normales”, existen otro tipo de amparos especiales que son utilizados para situaciones de emergencia o urgencia reconocidos en el artículo 15 de la Ley de Amparo. Los voluntarios que deseen tener una salvaguarda al momento de transportar víveres para los damnificados de diferentes estados en la República pueden promover este tipo de amparo especial, y solicitar una suspensión provisional para que los víveres no sean confiscados. En términos más claros, una  suspensión ordena a la autoridad detener cualquier actividad contraria a lo reclamado por el ciudadano.

Este amparo puede promoverse de manera “oral” o por comparecencia, modalidad en la existe mayor flexibilidad para ajustar su petición a las formalidades que puedan pedir los juzgados administrativos. Estos se encuentran en Anillo Periférico 1950, Álvaro Obregón, Tlacopac, Los Alpes, C.P. 01049 en la Ciudad de México. En horarios inhábiles (por ejemplo, en la noche y fines de semana), pueden acudir al juzgado que esté de guardia, pregunten cuál es (en principio: hasta el 25 de septiembre será el décimo primero; del 25 al 30 de septiembre y los días 1º y 2 de octubre, será el décimo segundo).

La estrategia legal es la siguiente:

• El quejoso (el que alega una violación a sus derechos) no es el que lleva los víveres, sino el damnificado o damnificados. Traten de proporcionar el mayor grado de detalle para identificar a los quejosos (localidad, albergue, algún nombre).

• Es un amparo que se promueve por artículo 15 de la Ley de Amparo, así como  de la violación al artículo 22 Constitucional: confiscación de bienes de los damnificados. Por confiscación se entiende la apropiación violenta por parte de la autoridad de la totalidad o gran parte de los bienes de una persona. En estos momentos los damnificados se han quedado sin gran parte de sus posesiones y, por tanto, los víveres que les fueron donados son lo único que tienen. Aleguen que detener sus víveres es un acto confiscatorio.

• Por ser artículo 15, cualquier persona puede promover en representación del quejoso (damnificados). En este caso, el que transporta los víveres.

• Al alegar la confiscación pueden presentarse las siguientes dificultades en el juzgado:

Primero, aunque la ley de amparo (articulo 109) no te pide que menciones el nombre del quejoso, algún funcionario del juzgado podría exigirlo. Para estar preparados, se sugiere conseguir el nombre algunos damnificados en el albergue al que se dirigen o, al menos, los datos precisos de identificación del albergue. Otra opción es alegar que son actos futuros e inciertos contra los que no puede concederse suspensión. Es necesario argumentar que la confiscación es inminente (el amparo y la suspensión   procede contra actos futuros de inminente realización), debido que tienen conocimiento que en una determinada localidad o trayecto, en este caso,  la localidad a la que van o el trayecto que van a recorrer,  hay antecedentes de desvío y retención de los bienes (proporcionen todos los detalles que tengan de estos antecedentes, incluso noticias). Esto, les permite saber que que ya existe una orden para confiscar los víveres y donativos dirigidos a esa localidad o que crucen por ese trayecto, y que dicha orden será inminentemente ejecutada cuando ustedes crucen por esa localidad o trayecto.

Segundo, en caso de que el juzgado de la Ciudad de México se declare incompetente,  esto no impide, en el caso de  amparos especiales del artículo 15, que  el juez deba pronunciarse sobre la suspensión provisional y después reenviarlo al competente (artículo  48 de la ley de amparo). En el caso que  la autoridad no conceda dolosamente la suspensión, está penado por los artículos 265 y 266 de la Ley de Amparo.

Los requisitos que debe cumplir el escrito inicial (o la manifestación oral que se haga ante el tribunal), son lo siguientes:

  1. Debe señalarse como acto reclamado, en primer lugar, la orden de confiscar los víveres donados a los habitantes de la localidad y albergue al que se dirigen. Aleguen que esta orden ya existe, dados los antecedentes de confiscación que conocen en la localidad o trayecto.  El artículo 109 de la ley de amparo no exige que necesariamente conozcan quién ordenó. En segundo lugar, es preciso señalar la inminente ejecución de esa orden de confiscación  La ley nos pide que señalemos qué autoridad la está ejecutando, por lo cual precisaremos  que la inminente confiscación la realizarán las autoridades que, conforme a los antecedentes que tenemos, lo han hecho en el pasado (policía del municipio de “cierta” localidad , funcionarios municipales de la localidad, etcétera).
  2.  Señalen donde se encuentran los damnificados, con el mayor grado de detalle posible, incluyendo algunos nombres, en caso de que los tengan.
  3. Aunque la Ley prevé que se debe conceder la suspensión de oficio y de plano, lo mejor es que la pidan, así como procurar, en la medida de lo posible, que sea contra las autoridades señaladas y cualquier otra que pretenda ejecutar la orden.